Transportar un piano

Transportar un piano: Nuestro diario trabajo

¿Hay algo fácil en la idea de transportar un piano? Mi respuesta a esta pregunta es que tiene todos los matices y cualidades que le queramos dar menos el de simpleza…Vaya que transportar este instrumento es de todo ¡menos sencillo! Suelen ser grandes, pesados, frágiles y delicados… Si alguien conoce algún piano acústico que no lo sea, que me lo presente.

Gradimi Pianos Pianoforte lleva más de dos décadas transportando pianos. Pesadas obras de arte los llamo a veces. En lo que respecta a la maña hemos optimizado y desarrollado la técnica hasta lo imposible. Ver cómo con total naturalidad y sin esfuerzo aparente una sola persona de nuestro equipo mueve un Steinway D-274 de 550 kg es algo espectacular. Es un piano majestuoso no solo por la belleza que emana de él sino por su envergadura. Desde hace muchos años llevo viviendo entre pianos y sigo sorprendiéndome como el primer día a razón de que mi mente me dice que es un trabajo de súper hombres. Me gustaría ver a mi a Goliat subir un piano a pulso por las escaleras. Aunado a lo anterior, tenemos que agregarle otro elemento: las dificultades propias del ambiente, del origen y del destino. Moverlo por lancha, moverlo por arena, pasto, camiones pedregosos, subir escalones, entradas reducidas, volarlo por ventanas y exteriores de casas y edificios, vientos, lluvias y diversos otros caprichos de los propios clientes. Recuerdo cuando trasladamos un piano en trajinera por Xochimilco, o volamos un piano de cola completa en Veracruz, con vientos fuertísimos, y que decir del piano de cola por subirlo en escalera por 15 pisos, y así, cada entrega de piano tiene su propia historia. Espero verte pronto, en persona, entregándote tu piano. Llámanos al 44.31.2697.09